Historia

El refrigerador o frigorifico para conservar alimentos en el hogar comenzó como un dispositivo para la fabricación de hielo.

El antecesor del frigorífico era un armario de madera, aislado, en el que había un compartimento superior, donde se ponía nieve, y de allí le viene el nombre más antiguo de nevera. En la parte inferior era donde se colocaban los alimentos que requerían frío para su conservación.

frigorifico antiguo

La nieve se llevaba a las poblaciones desde los picos más cercanos que tuvieran nieve al menos hasta primavera, en estas montañas se construía pozos de nieve, los cuales tenían forma cilíndrica y con paredes verticales, se almacenaba nieve en capas de 40 a 50 cm de grosor separadas entre si con paja. Generalmente durante la época estival esta nieve se distribuía a las poblaciones, este transporte se realizaba con caballerías, las cuales tiraban de los carros aislados con paja durante las noches.

Entro los siglos XVI y XIX es cuando existe una mayor cosntancia del trabajo en los neveros y del comercio del hielo. Más adelante cuando empezó la fabricación industrial del hielo, se utilizaba éste en vez de la nieve, el sistema era parecido al anterior en un armario generalmente ya metálico y con mejor aislamiento térmico.

En la parte superior se colocaba el hielo, ya disponía de bandejas y de un depósito para recoger el agua.

 

Desarrollo Temprano

El primer hombre para producir hielo por medios mecánicos fue el  médico y químico escocés William Cullen (1710-1790), quien escribió en 1755 un ensayo en el frío producido por la evaporación de los fluidos. Cullen hizo uso de una bomba de vacío de gran alcance para lograr la rápida evaporación del agua en un espacio cerrado a temperaturas ordinarias. El calor necesario para la evaporación se absorbe en el resto del agua, bajando asi su temperatura y provocando que se congele.

Dado que una cantidad considerable de vapor de agua tuvo que ser retirado a bajas presiones de aspiración la máquina de Cullen no era muy eficiente.

Fue mejorado por otro científico escocés, Sir John Leslie, quien presentó un plato plano que contenia ácido sulfúrico en el receptor de la bomba de aire, el ácido absorbe el vapor de agua.

El sistema fue mejorado próxima alrededor de 1850 por Edmund Carre, con una máquina que tuvo que ser repuesto con frecuencia con ácido nuevo, debido a la dilución continua del ácido por el agua.

En 1883 una empresa de productos lácteos en  Londres estaba usando una versión mejorada del artiugio para hacer cerca de doce toneladas de hielo al día.

 

El Progeso

La nevera o frigorífico  como la conocemos hoy en día, comienza con Jacob Perkins, quien patentó una máquina de compresión de vapor en Londres en 1834. El éter se comprime mediante un compresor vertical de simple efecto, y el calor de la compresión se elimina haciendo pasar el fluido a través de un serpentín sumergido en agua. El éter se dejó entonces expandirse a través de una válvula en una cámara cerca del fondo de una cisterna de agua; la baja temperatura producida por la evaporación de la expansión del eter se transmite así al agua circundante.

En 1876 el profesor Carl von Linde de Munich introdujo la refrigeración por la compresión de amoníaco, el diseño de una máquina prácticamente inalterada hasta nuestros días, aunque los refrigerantes has sido reemplazados.


 

Los primeros frigoríficos domésticos aparecieron en Fort Wayne, Indiana, donde, en 1911, General Electric Company dio a conocer una unidad inventada por un monje francés.

En 1920 el número había aumentado a más de 200. En 1918, Kelvinator introdujo el primer refrigerador con cualquier tipo de control automático.

La producción en masa de los refrigeradores modernos no empezó hasta después de la Segunda Guerra Mundial.  Durante la década de 1940 el almacenamiento de alimentos congelados llegó a ser ampliamente utilizados por los consumidores

La tecnología de refrigeración comenzó a saltar en los años 1950 y 60 cuando las innovaciones como descongelación automática apareció por primera vez.

El medio ambiente se convirtió en una prioridad en la década de 1970 y 1980, que conducen hacia una mayor eficiencia energética.

Hoy en día, los frigoríficos se encuentra en más de un 90% de los hogares de mundo.