Tipos y Sistemas

La nevera o frigorífico mantiene en buen estado los alimentos. Si lo que busca es disponer de un aparato que conserve los alimentos durante largos periodos de tiempo lo que necesita es un congelador.

Tipos de frigorificos

Los  distintos tipos de neveras que podras encontrar actualmente en el mercado son:

Nevera de una puerta

Hay dos tipos de neveras de una puerta: las que son sólo nevera o las que incorporan además un compartimento congelador. Este congelador suele estar situado en la parte de arriba del refrigerador. La altura de estas neveras suele ser 195 centímetros y el ancho puede ir desde los 46 a los 66 centímetros.

Frigoríficos de dos puertas

Es un refrigerador que incluye congelador, pero a diferencia de los de una puerta que lo incluyen en el mismo compartimento, las neveras de 2 puertas lo tienen en un compartimento aparte.

Los frigoríficos de dos puertas cuentan con un único circuito termodinámico para hacer funcionar la parte de nevera y la de congelador.

Sus dimensiones son más reducidas que las de los frigoríficos combi, y también son bastante más baratos. Sin embargo, su prestaciones son bastante limitadas, en especial en lo que respecta a la congelación: la limitada capacidad de congelación y la lentitud con que afrontan esta tarea, unida a las dificultades de descongelación del aparato hacen que no sean los frigoríficos más recomendables, en especial si hay varios miembros en la familia.

Son más reducidos que otro tipo de frigoríficos y, además, son más económicos. Ideales para solteros o pisos pequeños donde no se necesite una gran capacidad de almacenamiento y congelación.

Su anchura oscila entre los 50 y los 75 centímetros, y su altura entre los 120 y los 197 cm. La capacidad del refrigerador puede oscilar entre los 138 y los 338 litros (dependiendo de modelos y marcas), y la del congelador entre los 42 y los 132 litros.

 

Frigoríficos combi

Estas neveras son más grandes que las anteriores que mencionábamos, y tienen más espacio para el congelador. Además, las combinadas vienen equipadas con dos motores, con lo que el congelador y el refrigerador son independientes.

Como indica su nombre, los combi son frigoríficos que combinan un congelador y un frigorífico (normalmente los cajones de congelación están abajo, mientras que la parte superior, de mayor tamaño, corresponde a la nevera).

El aparato cuenta con dos termostatos independientes, lo que le permite regular las temperaturas de forma autónoma. También es habitual que cuenten con dos compresores: de esta forma la tarea de congelación se agiliza, pero también se dispara el consumo de energía.

Constan de un sistema de descongelación especial por el cual la escarcha se convierte en agua. Dicha agua se evapora aumentando la humedad del interior de la nevera, hecho que ayuda a una mejor conservación de los alimentos.

Su anchura oscila entre los 55 y los 90 centímetros, y su altura entre los 137 y los 200 cm. La capacidad del refrigerador puede oscilar entre los 157 y los 318 litros (dependiendo de modelos y marcas), y la del congelador entre los 51 y los 170 litros.

 

Nevera americana

Son neveras mucho más grandes que las vistas hasta ahora, y disponen de un gran refrigerador, y de un compartimento mayor para el congelador. Muchos modelos incluyen incluso un distribuidor de hielos, hielos picados o agua fría.

Estos frigoríficos son todo un éxito y un gran reclamo para los consumidores . Dentro de esta gama los más populares son los acabados en acero inoxidable con o sin anti-huella. Son de instalación sencilla e independiente y algunos de ellos permiten colocar paneles frontales acorde con la combinación de la cocina.

Su anchura oscila entre los 75 y los 95 centímetros, y su altura entre los 169 y los 195 cm. La capacidad del refrigerador puede oscilar entre los 380 y los 470 litros (dependiendo de modelos y marcas), y la del congelador entre los 140 y los 290 litros.

Frigorífico integrado

En relación con el espacio, cuando se dispone de espacios reducidos no hay nada mejor que un frigorífico integrado. Comercializados con gran éxito en todo el mundo, dichos electrodomésticos son de gran utilidad dado que podrá integrarlos en un espacio reducido o en un mueble.

Sistema No Frost, el frío sin escarcha

El sistema No Frost proporciona una serie de ventajas.
Posibilita la congelación más rápida, de mayor calidad de los alimentos en el congelador, lo que se traduce en la mejor conservación de los alimentos, eliminándose la mezcla de diferentes olores.

Evita la descongelación y limpieza periódica del equipo. El frigorífico descongela automáticamente y el agua resultante se deposita en un compartimento especial donde se evapora. Refrigera y distribuye el frío más rápidamente en el interior gracias a sus múltiples salidas de aire a lo largo de todo el frigorífico.

Mantiene una temperatura óptima y uniforme en todo el frigorífico, además de controlar la temperatura con mayor precisión que un sistema tradicional.

Permite controlar en todo momento el grado de humedad y evita la formación de hielo y escarcha sobre las paredes o alimentos. Gracias a ello, los recipientes no se pegan a las paredes y las etiquetas pueden leerse fácilmente.

 

Sistema antibacterias


 
Un recubrimiento especial a base de iones de plata inyectados tanto en las paredes de la cavidad interna como en la puerta impide el crecimiento de bacterias, microorganismos, etc. y evita que se produzcan olores desagradables en el interior del frigorífico.

Este sistema mantiene frescos y saludables los alimentos durante más tiempo, evitando el desarrollo de enfermedades como la “salmonela”, “legionela” o “hepatitis”.

Algunos modelos incluyen no uno sino hasta 4 sistemas antibacterias: ionizador, filtro de olor activo, iones de plata y protección en la junta.

 

A tener en cuenta

 

  • Espacio en la cocina. Antes de comprar un frigorífico, compruebe que el ancho y el fondo de su espacio en la cocina concuerdan con las medidas del modelo que pretende comprar. Recuerde que debe de sobrar un poco de espacio, ya que el frigorífico también necesita ventilarse.
  • Sistema antibacterias. Proporciona un tratamiento antibacterias que evita el desarrollo de microorganismos en el frigorífico. Esta característica viene normalmente indicada en la etiqueta.
  • Ahorro de energía. Compruebe el consumo de energía de su frigorífico. Los modelos etiquetados con las letras A y B son aquellos que consumen menos, mientras que los F y G son los que más gastan.
  • Diseño. Asegúrese de que el color del frigorífico haga juego con su cocina. También ha de decidir si quiere el congelador en el compartimento de arriba o de abajo. Todo ello dependerá de si usted tiene hijos, padece de problemas físicos, posee mascotas, etc.
  • Nuevos servicios. La tecnología avanza cada día mas rápido. Por esta razón se ofrecen nuevos servicios que facilitan el uso de cada producto, como los surtidores de hielo, el servidor de agua en la puerta, los indicadores de cambios de filtro, el cierre de seguridad para niños y diferentes opciones que nos permiten manejar el congelador de forma independiente con respecto al refrigerador. Recuerde que el precio será un poco más alto dependiendo de los servicios que desee escoger, pero en la comodidad está el placer.